Asesora de Lactancia Materna

Crisis de lactancia o brotes de crecimiento

Las crisis de lactancia o brotes de crecimiento son períodos en los cuáles tú bebé se pondrá más demandante y a la vez peleará con el pezón, llorará y arqueará la espalda.

Estas crisis o brotes de crecimiento aparecen por la necesidad que tiene tú bebé de aumentar la producción de leche conforme va creciendo su estómago y la única manera de lograrlo es succionando, por lo que necesita pasar pegado a tu pecho.

Mujer con bebé en brazos.

En estos casos es común llegar a pensar que tienes poca leche y que tú bebé queda con hambre, pero esto no es así ya que entre más succión más producción.

Crisis de lactancia o brotes de crecimiento según edad

De 15 a 20 días:

  • Tú bebé pasa pegado al pecho.
  • Después de terminar una toma te pide nuevamente.
  • Tus pechos se sienten blandos
  • Le cuesta trabajo dormir.
  • Llora mucho.

En estos momentos debes tener paciencia e intentar distraer a tú bebé si está llorando, pasearlo también funciona muy bien ya que lo relaja.

6 a 7 semanas:

  • Pasa pegado al pecho, pero pelea con el pezón.
  • Tensa la espalda y la arquea.
  • Tensa las piernas.
  • Llora mientras esta succionando y tira el pezón.

Esta crisis se da porque estas dejando de producir la leche de transición y tus senos ahora producirán leche madura, por lo que esta se vuelve más salada y a tú bebé esto no le gustará y se pondrá lloroncito/a, así que debes tener paciencia ya que pronto la leche volverá a la normalidad y terminará el brote de crecimiento.

En estos casos es ideal portear a tú bebé con un fular ergonómico, ya que así estará cerca de ti y podrás alimentarlo cuando lo necesites.

Brotes de crecimiento 3 meses:

  • Sientes tus pechos blandos.
  • Tú bebé no quiere tomar pecho o hace tomas muy cortas.
  • Se distrae muy fácilmente.
  • Pelea con el pecho y tira el pezón.

A los 3 meses de vida de tu bebé, la lactancia se establece y la leche ya no sale de inmediato como antes, se puede demorar hasta 2 minutos por lo que el bebé debe hacer más esfuerzo y succionar por más tiempo, esto hace que se enoje y comience a llorar.

Por otro lado, su vista se agudiza y ve más allá de tú rostro y es muy fácil que se distraiga, además aprende a succionar mejor y a sacar la leche que necesita en menos tiempo por lo que la toma dura menos, es decir en 5 minutos puedes sacar toda la leche que necesita.

En esta crisis debes tener mucha paciencia e intentar llevarlo a una habitación con poca luz, sin ruidos ni pantallas para que no se distraiga, se relaje y pueda tomar pecho, además así evitas un sobre estímulo, te recomiendo que leas este post de la sobreestimulación en bebés.

A mí me funcionó mucho comprar un collar de lactancia para que mi bebé jugará con el, no se distrajera tanto y quisiera agarrar el pecho.

4 meses o la falsa crisis del sueño:

  • Se despierta más por las noches.
  • Se despierta llorando o inquieto cada 1 o 2 horas.
Mujer colechando con su bebé, esto ayuda en las crisis de lactancia.

Esta crisis no es de lactancia es una crisis del sueño y se da porque tú bebé al nacer sólo tiene 2 fases del sueño y ahora se le incorporan las que faltan, desde ahora tendrá las mismas fases de sueño que un adulto. Esto le dificulta el dormir y suele despertar muchas veces en la noche, pero tranquila que este proceso pasará y volverán a dormir bien.

En esta etapa lo mejor es el colecho o tener una cuna colecho así podrás descansar más por las noches y tú bebé se sentirá más tranquilo al estar cerca tuyo.

6 meses:

  • Cuando le ofreces teta se enoja.
  • Ha disminuido las tomas durante el día.
  • Despierta mucho en la noche.

Lo más probable es que tú bebé ya haya iniciado la alimentación complementaria por lo que está feliz de probar nuevos sabores y texturas y no quiera tomar pecho todo el día pero en las noches querrá pasar pegado al pecho para tomar lo que no tomo durante todo el día.

Hasta el año de vida la leche es el alimento principal de tú bebé por lo que debes tener paciencia ya que sólo/a volverá a tener interés en la teta y recuerda no debes destetar, no es necesario, tampoco significa que tu bebé ya no volverá a tomar teta, es solo un proceso normal, pero si debes seguir ofreciendo el pecho y si tu bebé desea puede tomar antes, durante y después de cada comida.

8-9 meses:

  • Tú bebé llora cuando no te ve.
  • Despierta asustado en las noches.
  • Sólo quiere estar contigo.

Esta tampoco es una crisis de lactancia, se le conoce como angustia por separación y básicamente es el miedo que tiene tu bebé de que lo abandones porque se ha dado cuenta que no son la misma persona como él/ella creía hasta hace poco, por lo que siente miedo cada vez que no te ve y en las noches su forma de sentirte cerca es tomando teta.

Esto pasa por la exterogestación o la gestación extrauterina.

1 año:

  • Tú bebé deja de comer o come muy poco.
  • Sólo quiere tomar teta.

Tú bebé volverá a comer así que debes estar tranquila es una etapa normal, no debes destetar para que vuelva a comer porque esto NO va a ocurrir, si bien es cierto el bebé prefiere la teta es algo normal y que pasará en poco tiempo, si llegas a destetar y el bebé no come dejará de recibir nutrientes esenciales de la lactancia materna.

2 años:

  • Tú bebé sólo quiere tomar pecho.
  • Llora por teta.
  • Aumento de las tomas.

A los 2 años tú bebé ya es más independiente y empieza a ser consciente de sus emociones por lo que es fácil que se frustre, ya que si está enojado no va a saber realmente porque se siente así ni menos como actuar o sobrellevar su enojo y la única manera que conoce de calmarse es tomando teta porque esta lo autorregula.

¿Qué cosas evitar durante una crisis de lactancia?

En la mayoría de las crisis de lactancia o brotes de crecimiento tu bebé va a pelear con el pecho, llegaras a pensar que ya no tienes leche y que queda con hambre y muchas madres cometen el error de dar formula, hacer esto es perjudicial para tú lactancia.

Recuerda que en la mayoría de las crisis tú bebé necesita aumentar la producción y esto no podrá llevarse a cabo si toma formula o usa tete, porque estarás quitando una toma de leche y eso tu cuerpo lo toma como que no debe producir leche, además que se puede acostumbrar ya que le es más fácil sacar leche de la mamadera.

Mamadera con leche.
Mamadera con leche

La paciencia será tu mejor amiga durante una crisis de lactancia

Mantener la calma y la paciencia será fundamental para superar las crisis o brotes de crecimiento ya que es un momento muy agotador y de mucha demanda, por lo que te recomiendo descansar cuando tú bebé duerma.

Lo que a mí me funcionó para sobrellevar las crisis de lactancia.

En mi caso me ayudó mucho pasear a mi bebé cada vez que le daba pecho, así, él se relajaba y tomaba más, otras veces cuando peleaba con el pezón debía ir cambiándolo de pecho mientras lo paseaba en una habitación con poca luz, sin ruidos ni pantallas, era muy agotador ya que a veces estaba más de 1 hora así, pero resultaba.

No todas las crisis de lactancia o brotes de crecimiento son notorias

Cabe destacar que tú bebé no es igual a otro, por lo que puede que una crisis le dure sólo un día o 1 mes o simplemente pase desapercibida.

Recuerda no hacerte expectativas y tratar de anticiparte al llanto, evitar la sobreestimulación y comprar un collar de lactancia para que tú bebé se entretenga y tome teta tranquila/o.

Si te ha gustado este post ¡compártelo! y si conoces algún tip o consejo para sobrellevar las crisis de lactancia déjamelo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 ideas sobre “Crisis de lactancia o brotes de crecimiento”